Inicio / Padres / ¿Cómo Enseñar Valores en Casa?

¿Cómo Enseñar Valores en Casa?

ensenar-valores

Un  poco de examen a dos comportamientos, que son aprendidos casi que universalmente por todas las personas, nos revela información sorprendente acerca de la eficacia de algunas técnicas de aprendizaje que elegimos utilizar para educar a nuestros hijos.

En diferentes encuestas que se hicieron se descubrió que entre miles de encuestados la gran mayoría sabe cómo montar bicicleta y cómo envolver un regalo para navidad.

¿Qué significa esto?

Sencillamente que andar en bicicleta y envolver un regalo para navidad son comportamientos aprendidos.

¿Y qué?

Pues bien, esto significa que como sociedad estamos haciendo un trabajo magistral en enseñar comportamientos universales. Y hemos tenido éxito. (Y esto aplica para la gran mayoría de comportamientos).

Sin embargo, hemos dejado otros comportamientos, aparentemente más críticos como la honestidad, la integridad, el trabajo en equipo, la compasión, la fiabilidad, el respeto a la propiedad privada, el respeto a la diversidad, la diligencia, el amor, los modales y muchos otros comportamientos críticos, son menos enseñados universalmente y menos efectivos.

Se nos ha ocurrido que podría ser interesante examinar estos dos comportamientos (andar en bicicleta y envolver regalos para navidad) para ver por qué tenemos tanto éxito en la enseñanza de esas actividades.

¿Cómo enseñarle a un niño a andar en bicicleta?

Los niños no aprenden a andar en bicicleta leyendo un manual. Ellos no aprenden a montar en bicicleta al escuchar a otras personas hablar de cómo hacerlo. Y, seguramente, no aprenden observando lo que nosotros hacemos.

 

Los niños aprenden a montar bicicleta por su experiencia, porque se imaginan lo grande y emocionante que será aprender a hacerlo.

Y, ¿Qué hacemos cuando los niños se caen mientras aprenden?

Los recogemos, le limpiamos el polvo, les damos nuevas instrucciones y le damos ánimo para que lo sigan intentando.

Muchas veces les damos ruedas de entrenamiento o corremos junto a ellos para ofrecerles más ayuda, pero aprender a andar en bicicleta está solo en las manos del niño.

Ahora, pensemos ¿Qué tan bien puede aprender un niño a andar en bicicleta, si la primera vez que se cayó, salimos corriendo y lo regañamos por caerse, y luego le decimos que lo está haciendo mal y para completar salió castigado por haberlo hecho?

Obviamente, el niño odiará su bicicleta y no querrá volver a saber nada de ella.

Entonces, ¿Cómo podemos enseñarles valores a nuestros hijos si cada vez que se equivocan en actividades tan básicas como montar en bicicleta, salen regañados y castigados?

No es mejor darles otra oportunidad, animarlos y apoyarlos para que sigan adelante.

¿Cómo crees que actúe un niño ante otro niño que le ha quitado un juguete, si en casa lo regañamos porque no fue capaz de dar una vuelta en la bicicleta?

Nuestra invitación es que reflexionemos acerca de los comportamientos que nos gustaría enseñar a nuestros hijos.

Ten presente que, ante cada enseñanza podemos incluir también valores mucho más importantes para su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *