Inicio / Padres / ¿Cómo NO Salirte de los Cabales Cuando tus Hijos se Portan Mal?

¿Cómo NO Salirte de los Cabales Cuando tus Hijos se Portan Mal?

hijos-portan-malLa mayoría de las mamás hemos tenido momentos en los que perdemos la calma y resultamos diciéndole cosas a nuestros hijos que no deberíamos haber dicho.

Cuando los lápices de colores terminan decorando la pared blanca, o vemos comida debajo de la mesa del comedor que aparece allí por arte de magia, es natural que lleguemos a responder con ira.

¿Quién dijo que ser Madre es fácil?

Ser mamá es un trabajo duro e incluso las mejores madres tienen sus “días malos”

Y es especialmente, en esos días malos donde podemos decir cosas que no debemos a nuestros hijos o darles un golpe sin pensar.

Perder los estribos puede ser un signo de otros problemas, como la depresión o la ansiedad.

Así que, si estás preocupada porque estás teniendo cambios en tu estado de ánimo o temperamento, lo mejor será visitar a tu médico.

Ahora, veamos las diferentes razones por las que te puedes estar alterando, y cómo encontrar una solución para no salirte de los cabales con tus hijos.

1. ¿Estás durmiendo lo suficiente?

Dormir muy pocas horas o desvelarte puede sin duda afectar tu estado de ánimo.

Asegúrate de dormir las horas necesarias y si te estás sintiendo muy cansada, puedes probar con tomar una pequeña siesta durante la tarde.

Ahora, si no puedes dormir en la tarde, porque a esa hora llegan los niños del colegio, lo mejor será una media hora antes de su llegada recostarte en el sofá y tener un momento de paz y silencio para tranquilizar tu estado de ánimo.

2. ¿Tienes problemas financieros o personales?

El estar bajo mucho estrés puede afectar tu estado de ánimo y tu temperamento. Por lo que tendrás que aprender a separar este tipo de problemas del trato que le debes dar a tus hijos.

3. ¿Estás enferma o te sientes enferma?

No sentirte bien puede afectar la forma en la que respondes a las situaciones familiares.

 

4. ¿Tienes hambre?

A veces saltarte las horas de la comida puede afectar tu estado de ánimo.

Siempre es mejor evaluar en qué momento te sientes enojada y trabajar para cambiar con tu rutina.

Asegúrate de estar recibiendo tu nutrición adecuada y las horas de sueño que necesitas para renovarte cada día.

A continuación, encontrarás una lista de consejos que te ayudarán a manejar tu estado de ánimo y así enfriarte y no descargar tu enojo con tus hijos.

  • Tómate un tiempo de espera. Siéntate y relájate antes de decir o hacer algo que haga sentir mal a tus hijos.
  • Escúchate. ¿Qué le estás diciendo a tus hijos cuando los gritas? ¿Es este el ejemplo que les quieres dar? Escucha lo que estás diciendo, y si esto es algo que no quieres decir, entonces no lo digas.
  • Ten un plan. Averigua cuáles son los factores que desencadenan tu enojo. Ten un plan de antemano para cuando estos se activan. Pensar en el futuro y tener un plan te ayudará a evitar reaccionar de la manera inadecuada.
  • Práctica. Cuando estas enojada debes hacer un esfuerzo consciente para permanecer en calma. Tener las cosas planeadas que debes decir y hacer cuando tus hijos se portan de manera inadecuada es una buena idea para no perder los estribos.
  • Canta una canción o cuenta hasta 10. Este sólo minuto evitara que pierdas la calma.
  • Está bien decir que lo sientes. Si pierdes el control ante tus hijos, siempre es mejor, hablar con ellos y explicarles qué te puso de esta manera y cómo vas a corregir este tipo de acciones.
  • Toma un paseo o haz algo de ejercicio. El ejercicio físico alivia el estrés.
  • Practica la meditación. La meditación es una técnica de relajación que le ayuda a muchas personas a combatir el estrés y las emociones negativas.
  • Utiliza la aromaterapia. Tener esencias calmantes en casa te pueden ayudar a crear un ambiente más pacífico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *