Inicio / Adolescentes / ¿Cómo Enseñarle a los Niños a Manejar las Emociones en todas las Etapas de Su vida?

¿Cómo Enseñarle a los Niños a Manejar las Emociones en todas las Etapas de Su vida?

manejar-emociones-etapas-de-su-vidaExpresar y manejar nuestras emociones es algo que debemos aprender como personas y enseñarle a nuestros hijos desde su infancia.

Porque de lo contrario, vamos a tener que enfrentar muchos problemas en la adolescencia y en la edad adulta de nuestros hijos, ya que se les va a dificultar establecer relaciones profundas, ser personas independientes, hacerle frente a los obstáculos y asumir las consecuencias de sus actos.

Veamos a continuación cómo enseñarle a tus hijos a manejar y expresar sus emociones en todas las etapas de su vida:

  1. Primeras Rabietas

Las pataletas son una emoción muy fuerte que el niño no sabe controlar, ocurre por lo general, entre los 18 meses y tres años de edad.

En esta etapa de la vida el niño descubre que es hábil por lo que puede hacer solo algunas cosas.

Así, él o ella considera que es independiente y que puede hacerlo todo. El problema es pronto se da cuenta de que tiene barreras.

Por lo que no sabe si intentar hacer las cosas por sí mismo o pedir ayuda de papá o mamá.

En este momento es cuando el niño siente frustración y rabia por lo que sus reacciones serán llorar, golpear, gritar, tirarse al piso, etc.

Este tipo de sentimientos resultan difíciles de controlar, porque son nuevos para el niño y le cuesta dar por terminada la rabieta.

Cuando tu niño o niña está haciendo una pataleta, lo mejor es ignorarla mientras sucede y cuando se ha calmado, ayúdalo a identificar y a conocer nuevas formas de expresión que no resulten nocivas para él ni para los demás.

 

Nunca le digas a tu pequeño que se calle, cuando necesita expresar sus emociones, solamente no le prestes atención y luego enséñale a manejar su frustración de otra manera.

  1. El Niño Grande

Cuando tu hijo llega a los 4 años, sus pataletas son más fuertes.

Una buena manera es enseñarle a calmarse a través de la Respiración. Cuando se calme pídele que respire profundo tres veces antes de hablar.

Dile que la próxima vez que sienta rabia o tristeza, respire antes de hacer su pataleta.

Si esto sucede, felicítalo y valora su esfuerzo. No el resultado.

Enséñale a tu hijo a expresar sus sentimientos con palabras. Explícale que, si él o ella te dice las cosas, podrás entenderlo, mientras que con las pataletas te cuesta trabajo entender qué le sucede y así no lo puedes ayudar.

  1. La Adolescencia

La adolescencia es una etapa muy compleja en la vida de tus hijos. Además de sufrir cambios corporales también empieza a descubrirse a sí mismo.

En la adolescencia los cambios hormonales vuelven a tu hijo más irritable y susceptible.

Es normal que durante esta etapa el joven haga pataletas. Por obvias razones, no se tirará al piso a llorar y gritar, y mucho menos hará pucheros.

Pero sí, cerrará la puerta de un golpe, botará algo al piso o simplemente te ignorará.

Aquí tampoco puedes reaccionar a estas actitudes con agresividad, ni con respuestas similares a las de tu adolescente.

Déjale muy claro que esas actitudes no son adecuadas, y que, si se siente frustrado, lo mejor será calmarse y empezar a hablar para reflexionar acerca de sus propios sentimientos y comportamientos.

Tu adolescente debe aprender a disculparse y comprometerse a no volver a reaccionar así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *