Inicio / Padres / ¿No Ves Que Estoy Trabajando?

¿No Ves Que Estoy Trabajando?

no-ves-que-estoy-trabajando

Muchos de los padres que trabajan desde casa saben que tener su propio negocio desde casa incluye muchas distracciones inesperadas.

Los niños, su cónyuge, vecinos y hasta el perro de la familia van y vienen a tu oficina.

Unos hacen ruidos fuertes, otros piden tu ayuda, algunos quieren hacerte una pequeña pregunta, etc., etc., etc., sin permitirte lograr la concentración necesaria para llevar a cabo tus labores diarias.

Tu familia y amigos no parecen entender que estás en casa trabajando. Por lo que te pueden pedir que hagas los mandados, esperan que resuelvas las tareas o tal vez quieren que contestes también el teléfono.

Quizá hasta tu cónyuge le gustaría que ayudaras a doblar la ropa o limpiar los platos después del almuerzo.

La mejor manera de resolver todo esto es fijar límites claros de tu espacio, tiempo y responsabilidades.

Si tu oficina tiene una puerta deberás establecer un tiempo para “puertas abiertas” y otro para “puertas cerradas”.

Cuando la puerta está abierta, los niños pueden entrar a tu oficina, saludarte, hacerte preguntas o tener un tiempo para contarte cómo les fue en su día.

Y cuando la puerta está cerrada, significa que no te pueden molestar y que nadie puede entrar a tu oficina.

Una buena manera de explicarle esto a los niños es decirles que hay horas en el día en las que necesitas estar a solas porque debes concentrarte en tu trabajo.

Si tu oficina no tiene una puerta, necesitas una; porque de lo contrario no vas a poder tener tiempo de concentración para tus labores.

Organizar tu horario también te ayudará a administrar mejor tu tiempo. Recuerda que, es muy importante establecer espacios de tiempo para las actividades familiares y tiempo para tus labores.

 

Por ejemplo, si tus hijos llegan a casa a las 2:00 de la tarde, una buena idea es terminar tus labores a las 2:00 y retomarlas nuevamente a las 4:00 pm.

Tu horario puede cambiar cada semana para poder acomodarte a las actividades de tus hijos cuando sea necesario.

Cuando trabajas desde casa tienes la libertad de elegir el número de horas que necesitas para cumplir con tus obligaciones.

Para lograr esto, puedes diseñar un calendario donde estableces las horas en las que estarás disponible para tu familia. De seguro, ellos agradecerán tener claro el tiempo que pueden estar en tu compañía.

Es normal que tu cónyuge crea que porque estás en casa puedes hacer los mandados o algunas tareas de casa.

En ese momento, deberás explicarle a tu esposo, esposa o hijos, que aunque parezca que estás jugando en la computadora, tienes un trabajo y esto contribuye a los ingresos de la familia.

No estoy diciendo que no puedes colaborar en casa. Al contrario, diseñar un horario te ayudará a tener tiempo libre para colaborar en casa sin tener que interrumpir tu trabajo.

Cuando eres capaz de establecer límites, de seguro todo funcionará de la manera que necesitas para tener tiempo de hacer tus labores y cumplir además con tu familia.

¿No ves que estoy trabajando?

Es la pregunta que más hacen los padres que trabajan en casa cuando no han sido capaces de establecer límites y fijar horarios para cumplir con sus dos roles más importantes, el de padre o madre y proveedor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *