Inicio / Embarazo / Secretos para Perder Peso Después del Embarazo

Secretos para Perder Peso Después del Embarazo

perder-peso-despues-del-embarazoSara es una madre de 3 hijos que sigue amamantando a su bebé de 18 meses y en la actualidad está nuevamente embarazada.

Después de cada uno de sus embarazos, Sara ha tenido muchos problemas para perder peso. Y es que con tanto trabajo en casa y tantas responsabilidades, perder peso no es una prioridad.

Aun así, ella desea que una vez terminado este embarazo, pueda tener el peso que tenía antes de su matrimonio.

Una mujer promedio gana alrededor de 25 libras durante su embarazo. Y el parto puede hacerle perder hasta 14 libras, lo que significa que una vez la nueva mamá sale del hospital, lleva consigo todavía 11 libras de peso de más.

Y aunque para muchas existe el pensamiento de que una vez que tienes hijos nunca vas a lograr el peso que tenías antes; hoy es perfectamente posible bajar de peso durante el período post-parto.

Un número de expertos médicos recomiendan entrar en un programa de pérdida de peso liviano después del nacimiento del bebé.

Esto quiere decir que no vas a empezar a hacer dieta hasta tres meses después del nacimiento de tu bebé.

Pero si puedes iniciar comiendo productos bajos en grasa y hacer ejercicio moderado con el fin de lograr la pérdida de peso.

Ten en cuenta que no hay que esperar resultados inmediatos. Te tomará cerca de nueve meses volver a tu peso antes del embarazo.

Un enfoque más lento de pérdida de peso le dará más tiempo a tu cuerpo para recuperarse después del parto.

Aunque ciertamente es posible que puedas bajar de peso más rápido; pero podrías estar sacrificando valiosos nutrientes como resultado.

Curiosamente, la lactancia materna en realidad ayuda a perder peso. El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos han encontrado que la lactancia materna conduce a la liberación de hormonas que permiten que el útero vuelva al tamaño normal.

Sin embargo, la lactancia materna por sí sola no te va a ayudar a bajar de peso.

Para esto es necesario combinarlo con una dieta balanceada y un programa moderado de ejercicio.

Ten en cuenta que es necesario consumir al menos 1.800 calorías al día durante la lactancia con el fin de ayudar a que tú y tu bebé estén sanos.

 

Aún así es importante mantenerte alejada de la comida chatarra durante este período. Lo mejor es consumir alimentos con alto valor nutritivo para mantener un nivel adecuado de calorías diarias.

Existen muchas buenas razones para hacer ejercicio durante el período Post-parto.

Además de ayudarte a acelerar la reducción de tu peso, el ejercicio también te ayudará a aliviar la depresión post-parto, mejorar tu estado de ánimo y aumentar tu confianza.

El ejercicio también te ayuda a “aclarar tu mente” por lo que serás más capaz de satisfacer las exigencias de la maternidad.

Puedes pedirle ayuda a tu esposo, a un amigo o un familiar para que actúe como compañero de ejercicios y así tener el apoyo emocional que necesitas.

Una ventaja añadida del ejercicio es que aumenta tu nivel de energía, que es muy importante cuando luchas contra el cansancio que tendrás que asumir al cuidar un recién nacido.

Tu dieta deberá ser baja en grasa, pero no libre de grasas, rica en vitaminas y alta en fibra. Y bajo ninguna circunstancia podrás seguir un programa de pérdida de peso de moda. Ya que estas dietas pueden ser perjudiciales para tu salud y podrían retrasar tu recuperación del parto.

Es muy buena idea establecer metas de pérdida de peso, pero no ir a los extremos. Es importante reconocer que existe un límite de cantidad de peso que puedes perder durante un período de tiempo determinado.

Es normal, que veas a famosas en muchas portadas de revistas poco después del nacimiento de su bebé.

Estas celebridades aparecen esbeltas y elegantes, sin un gramo de peso de más. Y en el artículo que las acompaña, pueden incluso hablar sobre el ejercicio inmediatamente después del parto.

ADVERTENCIA!!! Tales artículos envía a las nuevas madres un peligroso mensaje donde dice que debes hacer todo lo posible para adelgazar lo más rápido que se pueda después que nace tu bebé. Y tal filosofía no sólo es ridícula, es también poco saludable.

Lo más importante es comer sano después del nacimiento de tu bebé. De esta manera perderás el peso que recuperaste y le entregarás a tu bebé todos los nutrientes que necesita con la leche materna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *