Inicio / Niños / ¿Cómo Enseñarle a mi Hijo a Recoger la Ropa Sucia?

¿Cómo Enseñarle a mi Hijo a Recoger la Ropa Sucia?

recoger-ropa-suciaEnseñarles a tus hijos buenos hábitos puede llegar a ser un proceso agotador, ya que vas a necesitar de llenarte de paciencia y dedicar mucho tiempo al aprendizaje hasta que se adquiera el hábito que deseas.

Si llegas a un momento en el que el aprendizaje no avanza y sientes que has perdido tu paciencia y has llegado al límite deberás respirar profundo, calmarte y cambiar de estrategia para lograr que las cosas funcionen.

La mejor manera de hacerlo es fijar acuerdos con tu hijo, escribirlos, ponerlos en un lugar visible y cumplirlos.

Crecer como padres y ver crecer a nuestros hijos, implica un proceso de aprendizaje diario.

Y una de las cosas por las que debemos empezar para lograr crear buenos hábitos en nuestros hijos es enseñarles a recoger la ropa sucia.

Pareciera que, aunque pongamos una cesta para la ropa sucia, esta nunca quiere entrar allí y siempre está en el piso.

Como mamá y papá ya has pasado por esto o estás pasando por esta situación ahora y crees que tu hijo o hija nunca va a aprender tan sencilla tarea.

Lo has castigado, le has puesto consecuencias, le has gritado, hablado o sobornado y nada parece funcionar.

 

No te preocupes, en este artículo encontrarás el paso a paso de cómo enseñarle a tu hijo a recoger su ropa y ponerla en el cesto de la ropa sucia.

1. Habla con tu hijo. Pregúntale el por qué no le gusta dejar la ropa en el cesto. Pero, escúchalo de verdad, préstale atención a sus sentimientos, no lo juzgues y mucho menos lo vayas a interrumpir.

2. Ahora que ya escuchaste a tu hijo hablar de sus sentimientos; llegó el momento de hablar de los tuyos. Explícale que si él o ella no recoge su ropa tú vas a tener más trabajo por hacer; también explícale que la casa no se ve ordenada si dejamos ropa tirada en el piso.

3. Invita a tu hijo a encontrar una solución. Pregúntale qué se puede hacer para solucionar el problema del desorden en la casa y mientras él te habla anota sus opiniones. Muy seguramente va a decir que tú la recojas o que un día él lo hará y otro día tú. Recuerda no juzgar.

4. Luego de anotar sus opiniones, es el momento de proponerle nuevas alternativas y anotarlas también.

5. Para finalizar, lee tus propuestas y las de tu hijo y entre los dos busquen la que consideran la mejor opción.

Este tipo de ejercicio lo puedes hacer para cualquier cosa que quieres que tu hijo o hija haga.

Te sorprenderás de los buenos resultados y evitarás regaños, consecuencias y castigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *