Inicio / Bebés / ¿Cómo Reducir el Riesgo de Muerte Súbita?

¿Cómo Reducir el Riesgo de Muerte Súbita?

reducir-el-riesgo-de-muerte-subitaEn  la actualidad los padres ya no tienen que trasnocharse pensando en el Síndrome de Muerte Súbita Infantil gracias a los últimos resultados de las investigaciones,

Esto se debe a que como mamá o papá tu puedes tener un papel proactivo en la reducción tanto de estas preocupaciones como en el riesgo que implica para tu bebé.

El Síndrome de Muerte Súbita parece ser el resultado de una combinación de diversos factores que incluyen: Dificultad para respirar, falta de desarrollo de las funciones de control cardio-respiratorias del bebé, hábitos peligrosos de sueño y varias condiciones médicas.

El Dr. William Sears, padre de ocho y pediatra con una recorrido en el campo médico por más de 30 años, sugiere que llevar a cabo unos simples pasos puede ayudar a los padres a reducir el riesgo y crear un ambiente cómodo, seguro y enriquecedor para el bebé incluso desde antes de nacer.

Veamos a continuación cuáles son estos pasos:

1. Según el Dr. Seas el primer paso será darle al bebé un ambiente sano desde el vientre.

Aunque el riesgo del Síndrome de Muerte Súbita en los prematuros es más alto, la buena noticia es que más del 99% de los bebés prematuros no mueren a causa de este síndrome; así que las madres pueden tomar medidas preventivas para reducir el riesgo.

Dentro de estas medidas preventivas encontramos un buen cuidado prenatal, alimentarse adecuadamente, darle al bebé un vientre libre de drogas, y dejar de fumar durante el embarazo.

 

2. Como segundo paso, se aconseja mantener al bebé cómodamente caliente, pero no demasiado caliente.

El exceso de ropa en un bebé le producirá sobrecalentamiento, que sin duda se ha demostrado que aumenta el riesgo de Muerte Súbita.

El sobrecalentamiento puede alterar el control neurológico normal del sueño y la respiración.

El centro de control respiratorio en el cerebro se ve afectado por los cambios anormales de temperatura por lo que se asegura que el sobrecalentamiento de estos centros de control respiratorio aumenta el riesgo.

3. Asegúrate de que la cabeza del bebé esté descubierta y siempre debes ponerlo a dormir de costado o sobre su espalda.

Cuando el bebé duerme boca abajo, con la mejilla  y los órganos abdominales contra la ropa de cama, significa que sus principales áreas de liberación de calor estarán cubiertas, conservando así el calor.

Además, nunca deberás envolver a un bebé que está enfermo, ya que puede tener fiebre, y el envolverlo aumentará su temperatura corporal.

Debes mantener la temperatura cálida en la habitación donde se encuentra el bebé, y además deberás alejar de su cuna cualquier cosa con la que se pueda enredar tales como mantas y cobijas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *