Inicio / Embarazo / 14 Cosas que Debes Tener en Cuenta Antes de Ser Mamá

14 Cosas que Debes Tener en Cuenta Antes de Ser Mamá

tener-en-cuenta-antes-de-ser-mamaTener un bebé es un trabajo duro, aterrador, agotador, extenuante, pero a la vez, lindo, tierno, bello y muy amoroso.

Es por esta razón que hoy quiero mostrarte 14 cosas a las que te vas a enfrentar cuando seas madre por primera, segunda o tercera vez.

Recuerda que, tener un hijo es una sensación maravillosa y cada proceso es único e irrepetible. Pero, siempre tenemos que afrontar muchas cosas cada día y es por esto que debemos estar preparadas.

1. Nunca más vas a volver a dormir como antes. Así tu nuevo bebé sea un completo dormilón.

No es fácil dormir cuando sabes que tienes al lado de tu cama una nueva vida que necesita de toda tu atención.

Además, si tu bebé duerme plácidamente en su cuna, en lugar de dedicar tiempo para dormir, lo gastarás contemplando esa maravillosa creación.

Muchos expertos te aconsejaran acerca de cómo crear tus propias rutinas de sueño y aunque deberías intentarlo, siempre estarás alerta a cualquier movimiento o sonido que haga tu bebé.

2. Los bebés cambian cada día. Siempre es difícil crear una rutina con tu bebé, porque al principio su estado de ánimo y las circunstancias serán diferentes.

Un día tu bebé tendrá frío, otro día tendrá fiebre, estará irritable, o muy calmado, otro día come muy bien, al siguiente ya no quiere probar la comida, etc.

Una de las cosas más difíciles de entender es que tu bebé tiene sus estados de ánimo y no siempre las cosas van a resultar como quieres.

3. Algo siempre se te va a salir de las manos. No puedes ser una mamá controladora, porque no tienes el control de nada.

No te preocupes si nada resulta como quieres, lo más importante es tu bienestar y el de tu hijo.

4. Vas a cometer errores. Aunque en las librerías y sitios de Internet vas a encontrar mucha información acerca de los cuidados de tu hijo, siempre algo va a salir mal.

Tu hijo es único, y lo que funciona para unos no funciona para todos.

Confía en tus instintos y llénate de mucha paciencia.

 

5. Nunca compares a tu hijo con nadie. Ni tampoco aceptes esas desagradables comparaciones.

Que importa si el hijo de tu vecino se sentó por primera vez a los 6 meses y el tuyo tiene 8 meses y hasta ahora lo está empezando a hacer.

Como te expliqué anteriormente, tu hijo es único y su proceso de aprendizaje también lo es.

6. Llénate de paciencia. Ser mamá es para toda la vida y en cada una de las etapas se disfruta y se sufre el proceso.

Vas a pasar desde la privación del sueño durante los primeros meses, el control de esfínteres, los primeros días del colegio, la caída de los dientes, los amigos en la adolescencia, el acné en la pubertad, las relaciones sexuales, etc.

7. Aprende a escuchar a tus hijos. Esta es una de las cosas que más debes aprender en tu camino hacia la maternidad.

8. Serás una servilleta humana. En estos casos si te vistes de blanco muy probablemente tu hijo se limpiará las manchas de barro y helado en tu ropa y si estás de negro, uno que otro moco va a quedar pegado en tu ropa.

9. Los hijos crecen rápidamente. Y no es un cliché. Cuando menos piensas estás pasando todas las etapas de crecimiento de tu hijo. Así que, a disfrutarlo porque el tiempo es corto.

10. La ropa nunca termina. Siempre tendrás ropa sucia por lavar. Durante muchos años el cuarto de lavado será tu mejor amigo.

11. Sentirás todo lo que siente tu hijo. Esto resulta increíble, pero como mamá vas a lograr sentir todo lo bueno, malo y feo que siente tu hijo.

12. Se amable contigo misma. Aunque tu hijo es una parte importante y fundamental de tu vida, también tienes que tener tiempo para ti. Vive para amar y cuidar a tu hijo, pero nunca vivas en función del él. Recuerda, ellos pronto se van y qué harás tú.

13. Deja que tus hijos sean ellos mismos. Tu hijo no puede ser una versión tuya, ni mucho menos ser lo que esperas que sea. Cada niño tiene su propia personalidad, manías e intereses. Por lo que deberás aprender a respetar sus decisiones.

14. Los hijos definen el amor incondicional. No hay nada más grande y más maravilloso que el amor que vas a sentir por tu hijo. Es una sensación tan inexplicable que nunca podría llegarse a comparar con lo que puedes sentir por alguien más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *